Los colores sólidos se han convertido en los verdaderos protagonistas de la nueva licencia de bolsos Agatha Ruiz de la Prada.

Pisando fuerte y con el objetivo de conseguir la atención de todo el mercado, la nueva colección de la marca se ha propuesto desentonar sobre el resto.

La tendencia MonoBlock da vida a esta nueva línea; permitiendo un diseño mucho más sencillo y comercial. Donde los colores vivos, fuertes y vigorosos son la apuesta segura, dejando paso a tonos intensos como el emblemático color fucsia, el naranja, el verde manzana o el azul eléctrico.

Un complemento sencillo, con un aspecto funcional, útil y cómodo, que se convertirá en el centro de todas las miradas.

La marca se decanta por líneas sencillas, sobrias y prácticas, donde los bolsos y complementos adquieren dimensión a través de las texturas, relieves, formas y materiales, dejando de lado, estampados llamativos para centrarse en la idea del color.

Los bolsos bandolera, las bolsas shoppers y las mochilas son los accesorios protagonistas de la colección, siempre acompañados por pequeños artículos como los monederos, los neceseres e incluso artículos para viaje, deporte u oficina.

No cabe duda de que el diseño es un elemento tan importante como el aspecto funcional y comercial de la nueva colección de Agatha Ruiz de la Prada.

Dejar un comentario