J’hayber dio sus primeros pasos en 1972, pero su historia comenzó mucho antes… Su auténtico origen se sitúa en 1923, cuando Rafael Bernabéu Fernández fundó la empresa de alpargatas que llevaba su nombre. Su hijo Ambrosio, en 1935, y después sus nietos, Rafael y Mariano, en los años 50, fueron las generaciones que le sucedieron al frente de la empresa familiar.

La iniciativa y el empuje de Rafael y Mariano fueron el germen de la actual J’hayber. Tras fundar Siober y cambiar las alpargatas por el calzado de señora, apostaron por calzar el tiempo libre de la gente y en 1972, junto a otros dos empresarios relevantes de Elche, ¡nació J’hayber!

El carácter innovador de la nueva firma trajo consigo una auténtica revolución en el sector del calzado cuando llegó a España la primera máquina de inyección de poliuretano y con ella, la aparición de la deportiva con el piso inyectado. Fue la apuesta decidida de J’hayber por un nuevo tipo de producto en aquel momento: calzado deportivo para el consumo de masas, con un precio muy asequible, gran durabilidad y confort.  El modelo Antorcha, el primero que fabricó J’hayber fue todo un hito, al que siguieron el famoso Olimpo, en 1975, o la bota Atenas unos años más tarde.

En los años 80, la llama de J’hayber era un símbolo de deporte. Su calzado deportivo formó parte del día a día de la gente, pero también del deporte, en el que la marca fue patrocinador oficial de clubes deportivos y deportistas individuales… Inolvidables las campañas televisivas de Antonio Díaz Miguel, figura del deporte nacional, medalla de plata Olímpica de los Ángeles y seleccionador nacional de Baloncesto.

En 1996 nació la división J’hayber Works, su línea de calzado de seguridad y ropa laboral con altos valores de calidad, innovación tecnológica y diseño, fruto de la constante labor de I+D para mejorar y atender la demanda del mercado.

La llegada del siglo XXI trajo nuevos hitos a J’hayber, como la incursión en el mundo del pádel, con patrocinios de torneos como Pádel PRO Tour o figuras de primer nivel como Gaby Reca, Miguel Lamperti, Mati Díaz o Agustín Gómez Silingo, entre otros. Otro gran hito fue el paso por J’hayber del cantante Dani Martín como embajador de la marca, consiguiendo un acercamiento a los más jóvenes. Una marca imparable, que ha recuperado modelos vintage con un claro espíritu de los 80, incluso ha vivido un nuevo relevo generacional, con nuevas ideas y estrategias.

En los últimos años, la exportación y los mercados internacionales han vivido un importante auge (está presente en 20 países), pero son las redes sociales las grandes protagonistas del presente y del futuro de la marca. Las celebrities e influencers se calzan con J’hayber y lo comparten. La llama de J’hayber se ha encendido en todo el mundo a través de las redes sociales.

Los modelos más icónicos: New Olimpo, Atenas y los modelos Neón

En sus 50 años de vida, J’hayber ha creado numerosos modelos de deportivas. ¿Los más icónicos? La elección es complicada, pero podríamos hablar de New Olimpo, Atenas y los modelos Neón.

Olimpo es el modelo inmortal de J’hayber. Resistencia, durabilidad, diseño, confort… valores inalterables que se mantienen desde 1985, cuando aparece New Olimpo. Más de quince millones de pares fabricados y en continua demanda hablan por sí solos de la excelencia y la aceptación del mítico Olimpo.

En 1985 llegó la bota New Atenas, un modelo que seguía la estética de las Olimpo, y que aterrizaba en las canchas de baloncesto para acompañar al deporte nacional de la mano de Antonio Díaz Miguel.  Esta bota fue la precursora de los modelos Sun y Land que han calzado a grandes figuras, como la baloncestista rusa Uliana Semionova.

El siglo XXI trajo la fiebre vintage y fue en 2009 cuando J’hayber lanzó una colección especial en colaboración con el diseñador Alex Trochut basada en las tendencias y la moda, pero con un estilo ochentero. Una celebración de la moda que llegó a la calle Fuencarral de Madrid.

Rafa Bernabeu, CEO de J’hayber, afirma que “cumplir 50 años es sinónimo de adaptación a un mercado cambiante, algo que no ha sido fácil, pero que hemos podido alcanzar gracias a nuestros clientes y nuestro equipo, a quien dedicamos este aniversario, como agradecimiento. Es un orgullo poder mantener un legado lleno de valores familiares y con un espíritu joven, dispuesto a seguir creciendo junto a nuestros clientes”.

 

Dejar un comentario